Consultoría de franquicias y crecimiento empresarial

Llámanos
916 263 929

Cómo franquiciar un restaurante

Franquiciar un restaurante. Principales claves. Errores a evitar

Si quiere franquiciar un restaurante o un negocio de hostelería el siguiente contenido es de suma utilidad para usted. A través del mismo conocerá los aspectos fundamentales a tener en cuenta, así como los errores que es preciso evitar.

Franquiciar un restauranteAntes de empezar conviene tener en cuenta que la restauración y la hostelería es, probablemente el sector más maduro y competitivo de cuantos operan en franquicia.

Aglutina a un innumerable conjunto de organizaciones (Más de 300) en muy diversos nichos de actividad. Este hecho dificulta el camino de las empresas que quieren iniciarse en franquicia, pero, sin embargo, es un aliciente para todos los conceptos que disponen de una propuesta de valor diferencial, puesto que la amplia demanda permite captar cuota de mercado a los nuevos modelos.

A continuación, planteamos los principales elementos a tener en cuenta para todos los empresarios que han desarrollado un restaurante de éxito y han pensado en la franquicia como herramienta para hacerlo crecer. La siguiente lista no pretende ser exhaustiva. Se trata más bien de proporcionar una aproximación provisional respecto al potencial y a la viabilidad como empresa franquiciadora.

7 Claves para franquiciar un restaurante o un negocio de hostelería

  1. Oferta: Es importante que la oferta esté diferenciada en sí misma, por la calidad, por su precio, representando una novedad, o una potente propuesta de valor, en al menos dos de estos tres elementos, respecto a las empresas del entorno.
  2. Ambientación: La decoración del negocio, la creación de una atmósfera singular, es uno de los elementos tangibles que conforman la experiencia de cliente y que más importancia está cobrando como uno de los pilares del éxito en los negocios de restauración. Esta “personalidad” no puede desligarse de unos rangos de inversión ajustados al máximo
  3. Procesos de trabajo: La restauración es uno de los servicios más exigentes que existen. Para conseguir los mejores niveles de desempeño es necesario contar con unos protocolos de trabajo claros y bien definidos que acorten los tiempos de respuesta y de elaboración de los productos, a la vez que garanticen los estándares de calidad. Es importante que el equipamiento técnico se ajuste específicamente a dichos procesos. Por otro lado, la formación es clave para conseguir implantar la metodología de trabajo del modelo en cuestión.
  4. Aprovisionamiento: La lista de proveedores debe ser corta; al menos el 80% de los mismos ha de tener posibilidad de servir en todo el territorio en el que se pretende crecer con franquicias. Dependiendo del target de cliente, el coste de producto no debería ser suprior al 30% de las ventas.
  5. Filosofía y estructura de servicio: La configuración del modelo de servicio que se pretende ofrecer al cliente debe contar con el soporte de un sistema de configuración de plantillas que permitan mantener cubiertas el 100% de las necesidades al mejor coste posible. Esto sólo se consigue teniendo claro el modelo de servicio que se quiere ofrecer, disponiendo de un histórico de facilite la construcción de una base y con mucha capacidad de predecir la oferta, evitando los efectos “látigo” y minimizando los desequilibrios imprevistos de la demanda.
  6. Inversión: La inversión segmenta al potencial franquiciado y nos sitúa dentro de un entorno de competencia determinado. Además de ampliar el número de potenciales franquiciados, ajustar la inversión, sin reducir las posibilidades de facturación, mejora los ratios de rentabilidad. Las sinergias de compra, la negociación con proveedores y la creatividad de los profesionales del ramo, simplifican esta tarea.
  7. Y por supuesto ser un negocio de éxito: Es el patrón común a todos los negocios de franquicia, no sólo los de hostelería; no se puede franquiciar nada que sea exitoso y rentable, es importante que el negocio disponga de una tasa de amortización razonable, que preferiblemente no vaya más allá de los 3 años y medio. En este sentido, un ebitda entre el 13% y el 18% se considera adecuado.

Los negocios de restauración que cumplen las claves anteriores se encuentran en una muy buena disposición para afrontar un crecimiento bajo el sistema de franquicia.

Los 4 Errores más comunes a la hora de franquiciar un restaurante

Además de las claves que acabamos de comentar, es importante identificar los errores más comunes que cometen los empresarios que quieren franquiciar un restaurante.

  1. Escaso aprovechamiento de las líneas de ingreso: Son muchas y de muy diversa índole las posibilidades que se ofrecen en este ámbito. Por un lado es preciso conocer todas las opciones, para después determinar si se pueden implementar en nuestro modelo (Royalties sobre facturación, rápeles de proveedores, central de compras, central de negociación, patrocinios, servicios específicos, …) Es importante tener en cuenta que cada línea de ingreso debe ir soportada por una transmisión de valor que la justifique, y que en ningún caso ponga en cuestión la competitividad de la misma.
  2. Departamento de operaciones: Escasa estructuración tanto en medios como criterio, del área de operaciones, que es el departamento más crítico en este sector, puesto que permite alinear los KPI´s del negocio con los objetivos trazados en inicio, y, por lo tanto, conseguir los niveles de calidad de servicios y de rentabilidad esperados. Un equipo de campo experimentado es fundamental para velar por la integridad del modelo.
  3. Selección de candidatos y de ubicaciones: Puede parecer obvio, pero la precipitación y el exceso de ambición comercial pueden dar lugar a decisiones erróneas en ambos campos, aceptando franquiciados y locales que no encajan con los perfiles definidos en inicio. Si existe algún tipo de discrepancia, siempre hay que decir que no.
  4. Planes de formación: La transmisibilidad del concepto es necesaria para poder operar el negocio en las mismas condiciones y esto requiere, además de la disposición de herramientas adecuadas para conseguirlo, un plan de formación que nos asegure que la fórmula del éxito se va a aplicar en las mismas condiciones que las de los negocios en los que tiene su origen. La desnaturalización de esta fórmula es el origen del fracaso de muchas empresas. En muchas ocasiones disponen de un excelente modelo de negocio, pero no son capaces de trasladárselo al franquiciado.

Sin duda todas estas pautas le ayudarán a evaluar la posibilidad de franquiciar su restaurante o negocio de hostelería.

No obstante, si quiere ampliar información, no dude en contactar con nosotros, nuestro equipo estará encantado de atenderle.