Sala de Prensa

La vida media de las empresas españolas es un año inferior a la duración de los contratos de las franquicias

La relación media entre franquiciados y franquiciadores es de 10 años por los 9 años de vida media de los negocios independientes en España

Sólo un tercio de las empresas españolas franquiciadas reconoce errores en la selección de los franquiciados

La vida media de las empresas españolas independientes es de 9 años desde su creación, un año menos que los 10 años que, de promedio, dura la relación contractual entre los franquiciados y franquiciadores de las empresas que eligen este modelo de negocio en España.

En este sentido, sólo el 35% de los franquiciadores comete errores en el correcto análisis del perfil del franquiciado por el que opta para expandir su marca, factor que resultaría decisivo para que la relación entre ambas partes registre estas cifras.

“Para ser un empresario de éxito no basta con tener un buen producto. El empresario tiene que mimetizarse con las necesidades de sus clientes y, si franquicia su marca, de sus franquiciados. Además de ser un experto en el producto se necesita ser un buen formador, tener unas muy buenas herramientas de asistencia continuada, herramientas de control de la gestión del franquiciado y herramientas de marketing que ayuden a vender al franquiciado tanto como al propio franquiciador”, afirma José Aragonés, Socio Director de T4 Franquicias

El contrato determinará la relación entre las partes. Para eso, resulta fundamental el papel de los manuales operativos como herramientas de formación, transmisión de experiencias y de tutelaje que el franquiciador utiliza para cumplir con sus obligaciones, así como para ir informando periódicamente de cambios sobre el modelo de negocio. Estos documentos son muy dinámicos y cambian con bastante asiduidad. Además, son anexos al contrato de franquicias, por lo que el franquiciador se liga tanto por el contrato como por el manual operativo (oferta de productos, imagen corporativa y sistema informático).

Más allá del rendimiento de los franquiciados, el período contractual, que podrá ser prorrogable, irá en función del sector de la franquicia en concreto y del ritmo de amortización de la inversión realizada. Además, el franquiciador podrá rescindir el contrato si se diera un incumplimiento de las normas por parte del franquiciado, siempre que éstas se hubieran establecido de antemano en el contrato. Algunos de los casos más habituales son los que se derivan de no pagar los royalties de explotación (contraprestaciones que el franquiciado paga a la red a cambio de asistencia), no cumplir con la zona de exclusividad territorial o comprar a proveedores no homologados.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies