Cómo franquiciar una empresa, 4 consejos prácticos

Cómo franquiciar una empresa, 4 consejos prácticos

Cómo franquiciar una empresa (o un negocio) ¿Qué supone realmente?

Si quiere saber cómo franquiciar una empresa o un negocio, las siguientes líneas le serán de utilidad, porque le proporcionarán una serie de consejos prácticos para afrontar con garantías la transformación de su empresa en franquicia, y de esta manera poder tener éxito utilizando esta fórmula de acuerdos comerciales.

Cómo franquiciar una empresa, 4 consejos prácticos

La esencia de la franquicia se encuentra en:

  • el modelo de negocio: Como mínimo ha de ser rentable
  • pero también en el emprendedor que lo ha puesto en marcha: Su vocación de crecimiento ha de ser indiscutible
  • y en la organización que lo mantiene: Ha de ser capaz de cumplir sus misiones como franquiciador

Su proyección constante es la que consigue que la propuesta de valor se mantenga vigente en el mercado y sea atractiva para los clientes, para los futuros franquiciados y para los franquiciados.

Pero antes de empezar a franquiciar una empresa, ¿qué consejos debería tener en cuenta?:

1.- Compruebe si su negocio es franquiciable

Son la clave para chequear la franquiciabilidad del modelo de negocio:

  • Rentabilidad y éxito del modelo de negocio: Un axioma invariable es que sólo se pueden franquiciar negocios de éxito. Negocios que aporten al mercado un valor que no existe. Conceptos que permiten amortizar las inversiones en períodos inferiores a lo que se conseguiría con un negocio convencional. Desde luego no es la única variable que contempla un inversor, pero sí una de las más valoradas.
  • Capacidad de reproducción en otros entornos: Es fundamental que el modelo pueda desarrollarse en otros mercados, en definitiva, que no responda a las circunstancias concretas de un entorno, sin las cuales, el éxito comercial no sería posible.
  • Transmisibilidad del saber hacer: El concepto no debe estar anclado en las capacidades personales del emprendedor que lo ha puesto en marcha, debe ser capaz de conseguir unos resultados similares o mejores en manos de personas con una formación y unas capacidades adecuadas, pero no debe requerir perfiles especialmente difíciles de conseguir. Aquellas actividades que dependen en exceso de su fundador difícilmente van a tener éxito en manos de terceros y la franquicia se revela en estos casos como una herramienta poco útil.

2.- Conozca lo que significa franquiciar una empresa

Franquiciar una empresa es cambiar totalmente el enfoque del negocio, abriendo un ángulo hacia nuevos perfiles de clientes, los franquiciados y los futuros franquiciados.

Se trata de un cambio en la organización, modificando las misiones empresariales y ampliando las mismas para acomodarlas a las nuevas necesidades que requiere el sistema de franquicia, entre las que podemos destacar las siguientes:

  • Crecer, captación de franquiciados: Aumentar el número de unidades de negocio, mediante la exposición de nuestro modelo de negocio y la captación de candidatos interesados en el mismo.
  • Asistir, proporcionar servicios a los franquiciados: para que consigan los resultados económicos esperados y el nivel de calidad previsto.
  • Formar, proporcionar los conocimientos para suplir las carencias de los franquiciados en relación al modelo de negocio
  • Supervisar, controlar la aplicación del saber hacer en las condiciones previstas, identificando las posibles desviaciones y distorsiones del mismo.
  • Aprovisionar, proporcionar los productos y servicios que necesitan los franquiciados para desarrollar su modelo de negocio.

Todo ello desde la óptica, no de empleados si no de “socios”, con los que estas funciones adquieren una nueva dimensión.

3.- Valore su capacidad para asumir el reto de franquiciar

No es tan importante tener en cuenta la situación actual, como la visión, la disposición y las posibilidades para adaptar esta estructura a las necesidades futuras del modelo de negocio.

Desde el mismo momento en que un empresario decide emprender el camino de franquiciar su empresa, este es el primer elemento que debe comprobar, porque de él dependerá que el proyecto tenga las bases adecuadas o se quede a medio camino.

Esto se traduce en asumir, que todos los operadores, franquiciados, que se incorporan en la organización, tienen unas necesidades concretas que deben ser dispensadas desde la central de franquicias. ¿Estoy dispuesto a prestarlas?

4.- Acompáñese de profesionales

Franquiciar una empresa supone alinear diferentes disciplinas empresariales, marketing, aspectos legales, estratégicos, económicos, gráficos,  …..

Para conseguir el máximo nivel de desempeño posible en todos ellos, es necesario que expertos nos acompañen en este proceso, ya sea asesorando, o encargándose directamente de determinados contenidos, ya sean la generación de candidatos a franquiciados, la redacción de un contrato, la elaboración de los manuales de franquicia, etc.

La configuración de un buen equipo, amplio y multidisciplinar es el mejor cimiento, y siempre dirigido por un experto en franquicias.

Si necesita ampliar información sobre cómo franquiciar una empresa puede encontrarla en los cinco pasos para franquiciar una empresa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies