Blog T4Franquicias

El perfil del suricato

Hace 20 años, cuando empezaba en esto de la franquicia, me hacía miles de kilómetros al año viendo lugares, locales, candidatos, entendiendo las ciudades, los comercios y sus comerciantes y sus clientes. Viendo nacer ideas interesantes, hoy grandes cadenas mundiales y viendo también “absurdeces”, que obviamente duraron lo que dura una “absurdez”

De todo esto me acordaba ayer, cuando en dos días me hice 1400 kilómetros en coche, haciendo exactamente lo mismo, y por que no decirlo, me sentí “on the road again”. Debe ser lo que dicen los viejos rockeros, cuando la ilusión les lleva al escenario, a las giras y a tocar en sitios especiales.

También me acordaba de los candidatos, los que apostaron a medida de sus posibilidades en un momento de crisis (la del 92) que también fue gorda, en concreto de Heriberto, un hombre que entonces tenía 45 años, que había sido contable en una automovilística y que despidieron. Me llamó y me dijo que nunca había montado un negocio, y que tenía 2 hijas en edad de estudiar, así que no le quedaba más remedio que emprender, sabia frase del que entiende que ya no le llamarán para trabajar por cuenta ajena.

De vez en cuando me tomaba un café con él, y le ví siempre trabajando mucho, con el establecimiento limpio y ordenado, sus clientes atendidos y todo funcionando con naturalidad. Sus hijas terminaros la carrera, el se jubiló a los 65 y traspasó el negocio, con lo que vive más o menos tranquilo para como están los tiempos. Esto es real, es normal y además es lo que le espera a la gran clase media de este país, y que bien que así sea. Todos nos ganaremos la vida.

También hay de los otros, quizá el perfil de candidato que más me he encontrado en mi vida profesional, que es el que da título a este post.

Si observan  en la foto, el SURICATO pone cara de interés, se fija mucho, mantiene una posición erguida , digna y orgullosa, pero no hace más.

Se junta con otros como el, no se alejan más de 20 metros de la guarida calentita, busca información , pero que se la lleven. Como la comida.

Luego se queja de otros como los ÑU, que se arriesgan a beber del río sabiendo que le puede tocar a él que salga el cocodrilo, pero que si no bebe morirá igualmente.

Cosas que uno piensa mientras va conduciendo….

1 comentario

  1. Muy buena reflexión, quizás sea algo que todo el mundo sabe, que todo el mundo piensa, pero que pocs ponen en práctica, y con la que tenemos encima, sería lo más conveniente……

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies